VIDEO NP

lunes, 13 de noviembre de 2017

Recordando el triunfo en 905 Kms en 14 horas del palomo de Jose Bellón Rodríguez y ODÍN

Recordando el triunfo en 905 Kms en 14 horas del palomo de Jose Bellón Rodríguez y ODÍN

905 Km. en 14 horas 

  Lloret de Mar (Girona) a Cariño (A Coruña)

Odín, la ilusión de una vida.


¡Ay don Antonio!, si usted hubiera sabido lo que es la gloria de que una de tus palomas llegue desde Lloret de Mar (Girona) a Cariño (A Coruña) en el mismo día de la suelta después de haber recorrido 905 kilómetros en 14 horas y media, posiblemente 
nunca hubiera escrito lo que escribió.
Pero vayamos por partes, porque antes de alcanzar esa gloria, en la mayoría de los casos, ha habido que superar muchos escollos y vicisitudes que hacen que ésta incluso sea más valorada.
Y ese ha sido mi caso.
Intentaré explicarme de la manera más concisa que me sea posible para que podáis daros cuenta de lo que ha sido mí transitar por el mundo de las palomas mensajeras.

Allá por el final de los años ochenta y principio de los noventa, empieza a despertarse cierto interés y curiosidad por las palomas mensajeras en un niño que vive en el pueblo marinero de Cariño, en el norte de A Coruña, y que un día se sorprende al descubrir que en el alpendre donde tiene unas cuantas palomas comunes han entrado dos palomas que tienen en sus patas unas anillas con unas letras y unos números que no tiene ni la más remota idea de lo que pueden significar.

A esas dos les siguieron otras, y otras más, y por su belleza y mansedumbre acabarían por convertirse en las favoritas de aquel niño que, no mucho tiempo después, decidiría quedarse sólo con ellas y deshacerse de las comunes. Todavía no había encontrado explicación al hecho de que apareciesen tantas de esas palomas con anillas raras en su pueblo, un lugar que, por otra parte, está demasiado apartado y rodeado de montañas. No tardaría en dar con la clave, “los barcos de pesca”.
Pasan los años y ya con una pequeña colección de palomas mensajeras holandesas, belgas, inglesas, alemanas, francesas y portuguesas (aunque de estas últimas las menos, porque al cabo de unos días en su palomar muchas de ellas desaparecían), un grupo de colombófilos de la zona de Ferrol oyen hablar de él y deciden visitarlo y animarlo a conocer su club y aprender en qué consisten las carreras de palomas mensajeras.

Finalmente llega el día en que Jose visita el Club Mariñas Altas, que por aquel entonces tenía su sede en Pontedeume, (encontrándose actualmente en Narón). Allí conoce a un profesor de inglés que le sugiere contactar con los anteriores propietarios de sus palomas a través de las diferentes asociaciones y se ofrece a facilitarle las cosas. 

Le hace ver que esto es lo correcto y una práctica muy habitual entre los verdaderos colombófilos y que, por otra parte, de esta manera podrá tener información de las diferentes líneas, calidades y características de sus palomas.
Le parece una buena idea y ahí empieza un auténtico rosario de cartas y de llamadas telefónicas a distintos colombófilos europeos.

Está claro que se va metiendo en una dinámica que no parece tener vuelta atrás, y así, no pasado mucho tiempo, le propone a ese profesor probar a algunos de los hijos de sus palomas en su palomar de Valdoviño. Aquello desembocaría en una especie de tándem que le da a Jose la posibilidad de experimentar por primera vez lo que se siente cuando tus palomas regresan al palomar después de volar una distancia considerable.


Después de varios años con este sistema y ante la imposibilidad de su socio, ahora ya amigo, de continuar con las palomas por cambio de residencia, se encuentra ante la tesitura de volver sólo a coleccionar palomas mensajeras o de probar a competir, esta vez ya, desde su propio palomar.

Los temores eran muchos y las posibilidades de éxito, según la gran mayoría de entendidos, muy escasas. Cariño estaba muy apartado del resto de los palomares, estaba rodeado de montañas y tenía un microclima que hacía que, en ocasiones, a 10 kilómetros de allí luciera un sol radiante, mientras que el lugar se encontrase completamente cerrado de niebla. El palomar de Jose es el que se encuentra más al Norte de todos los de la península.

A pesar de todo, decide probar. Después de tener contacto con algunos destacados colombófilos europeos, y después de haber incluso visitado sus palomares y, a su vez, recibir la visita de alguno de ellos, se siente con fuerzas como para, por lo menos, intentarlo.



Los inicios fueron duros. Líneas de palomas que habían funcionado muy bien en el palomar de su amigo, aquí fracasaban una y otra vez. Lo que a no mucha distancia de allí funcionaba, no sólo en cuanto a palomas, sino también a método de llevarlas, en Cariño no daba resultado. 

Así las cosas, llega incluso a plantearse el arrojar la toalla. Pero un verano, cuando el fracaso de la campaña anterior empezaba ya a olvidarse, visita a la familia Boden en Heerle, Holanda, y las palabras de Rika Boden le insuflan otra vez unos ánimos de los que empezaba a carecer:
-“Jose, take it easy. Be patient, because the day will come when your pigeons will return home. Give them time and give time to yourself.
(Jose, tranquilo. Ten paciencia porque llegará el día en que tus palomas vuelvan a casa. Dales tiempo y dátelo a ti mismo).

Ya no existía ninguna duda, había que continuar. Estaba claro que a mayor dificultad, más tenía que ser la calidad y mayor el trabajo. Las palomas eran su vida y su pasión y el seguir compitiendo estaba ya fuera de toda duda.

Año tras  año se van consiguiendo nuevas metas y ya cuando en la campaña 2013, y después de algunos cambios, sobre todo en la alimentación y en la ventilación del palomar, regresa a casa una paloma desde Almazán, estaba claro que las  palomas podían llegar a Cariño. Por cierto, esa paloma que regresó desde Almazán (Soria) se llamaba Odín, su madre era una paloma noruega y de ahí su nombre.Odín.
Comienza la temporada 2014 y esto ya no tenía nada que ver con las campañas anteriores. En seguridad tiene unos resultados aceptables y algunas de sus palomas ya son punteras y pueden competir claramente con lo mejor del club y de la zona. Y como no podía ser de otra manera, ahí aparece la figura de Odín. 



Nunca falla, está loco por volver a casa, por volver junto a su hembra; no importa la distancia, no importa la climatología, suelta tras suelta le demuestra que es un superclase. Sólo desde Almansa, aunque en control, llega al segundo día levemente herido.  De todas formas, lo importante es que estaba en casa, pero ahora se le planteaba la duda de si enviarlo a Lloret de Mar o no.

Finalmente se decide por hacerlo, no sin los lógicos temores y desconfianzas que le han provocado la última suelta. La paloma tenía calidad, todo lo hecho hasta ahí lo avalaba, tenía que confiar en ella y en esa porción de suerte que siempre es necesaria en cualquier faceta de la vida. Sabía que si se daban una serie de circunstancias favorables, la figura de Odín volvería a emerger…



Día 27 de junio, viernes, Jose termina su jornada laboral y ya le empieza el cosquilleo de la competición. La gente del club, con mucha más experiencia en este tipo de sueltas de Gran Fondo, le había dicho que era imposible que se recibieran palomas en el día, pero él tenía el presentimiento de que Odín podría hacerlo y desde las ocho de la tarde permanece en su jardín mirando repetidas veces al cielo. 
La tarde está desapacible y una llovizna suave pero persistente no parece tener intenciones de cesar.

A las nueve en punto, Odín, el gran Odín, se posa en el tejado de su palomar. Sólo podía ser él. Lo vio llegar desde el mar, majestuoso y seguro como en ocasiones anteriores. 

Su madre tuvo que salir de su casa y zarandearlo para que reaccionara, estaba en auténtico estado de shock. ¡Qué alegría! No se lo podía creer, pero allí estaba él. Inmediatamente empezó a ser consciente de que había hecho algo grande, pero necesitaba la confirmación y al momento lo puso en conocimiento de otros colombófilos. Creían que les estaba tomando el pelo. Se corrió la voz y su teléfono no paraba de sonar.
.
La ilusión de aquel niño, después de varios años, se había convertido en una realidad. Finalmente había alcanzado el triunfo y la gloria con una de aquellas  palomas que tenían unas anillas raras y aquello lo compensaba todo. 
Había pasado por momentos muy complicados, pero aquella ilusión, al final, tenía una recompensa. Odín había obrado el milagro, había hecho lo que ninguna otra paloma había conseguido en ochenta años de historia de colombofilia gallega y desde Cariño. Ver para creer…

No quisiera dejar pasar esta oportunidad para expresar mi gratitud a todas aquellas personas que, de alguna manera, han hecho posible que esté viviendo este momento de tanta felicidad.
En primer lugar he de darle las gracias a mis padres, siempre han sabido entender lo importante que eran las palomas para mí y me han apoyado y ayudado en todo. En segundo lugar a mis amigos “los Franes”, siempre dispuestos a echarme una mano en la mejora y en el mantenimiento de mi palomar, así como en los encestes y en las vacunaciones.

En tercer lugar a mi club Mariñas Altas de Narón y a la colombofilia gallega en general; está claro que para que haya un vencedor se necesita de otros participantes y sin ellos nada de esto habría sido posible. En cuarto lugar a todos mis amigos y contactos en España y en el extranjero; he de hacer una mención especial a los Boden y al señor Calon y a Mr. Walton, siempre se esforzaron por enseñarme y me obsequiaron con algunos hijos de sus mejores palomas. 



Tampoco puedo olvidarme de mi compañero de club Nicolás Rey Fachal, sus sabios consejos, su experiencia y sus éxitos me han servido de mucho. Y como podría olvidarme de aquel profesor de inglés que ya peina canas y que de alguna manera me metió el gusanillo de la competición en el cuerpo. 

Él me hizo ver todo lo que el mundo de las palomas mensajeras puede aportarnos, me enseñó a ser paciente y más reflexivo, y me dio grandes lecciones que me han sido de gran utilidad en mi vida. Le faltó tiempo en cuanto le comunique lo hecho por Odín para recordarme que sólo cuando haya controlado cinco a seis palomas  desde Lloret tendré algo de colombófilo.

Muchas gracias a todos ellos.
¡Don Antonio, a veces perseguir la gloria tiene una recompensa muy reconfortante y espero tener la energía para seguir intentándolo durante muchos años!
Dice uno de los poemas de Antonio Machado:

“Nunca perseguí la gloria,

 ni dejar en la memoria

 de los hombres mi canción;"
               Jose Manuel Bellón Rodríguez


______

martes, 7 de noviembre de 2017

Quinta edición del Derby Internacional Costa del Sol (Málaga, España) fue un éxito.

Quinta edición del Derby Internacional Costa del Sol (Málaga, España) fue un éxito.


Desde jueves el 21 de septiembre hasta domingo el 24 de septiembre, PIPA fue invitado al Derby Internacional FCI Costa del Sol en Málaga. El sol brillante, un buen panorama y el cielo azul; no necesitas más para una carrera exitosa.
Ya fue la quinta edición de esta carrera de un único alojamiento y este año tuvo lugar en un sitio nuevo. El alojamiento estaba situado en un lugar excelente, entre los campos abiertos con vistas a las montañas. El palomar disponía de todas las facilidades para que las palomas estuvieran perfectamente preparadas para la final: una instalación alta con muchísimo espacio y suficientemente ventilada.

La carrera fue coordinada por Javier Peral y Sergio Delgado, dos personas muy simpáticas, cálidas y apasionadas que la gestionaban de todo corazón. Gracias a un equipo bien organizado todo salió con facilidad y este año se realizaron en total once vuelos de entrenamiento para la gran final. Gradualmente se aumentaron los kilómetros de los vuelos de preparación, ascendiendo a 5, 10, 20, 30, 40, 60, 90, 140, 170, 200 y 260 km. Sergio Delgado es el director del alojamiento que cuida a las palomas en cuerpo y alma, encargándose de que siempre lleguen a la salida de la final en la mejor condición.

El enceste
El jueves por la noche, dos días antes de la final, se llevó a cabo el enceste. Bajo la supervisión de la FCI, delegada por Frans Hermans, todo estaba controlado hasta los más mínimos detalles. Antes del inicio de la semifinal hubo más de 1.500 palomas en la carrera , pero a causa de la calor (37°) aquel día tenían problemas de orientación y  por lo tanto no volvieron a casa fácilmente. De esta manera, en total se encestaron 748 palomas para la final, lo que fue un proceso fluido y bien organizado. Cada paloma fue bien controlada y recibió un sello en el ala. El número total de palomas por cesta fue restringida a catorce para que tuvieran suficiente espacio y oxígeno. Después de que las cestas estaban llenas, se las acompañaron y se las metieron en un camión, listas para un viaje de 420 km a Villajoyosa con uno de los organizadores de la FCI. Desde entonces, los presentes del enceste podían asistir a una barbacoa deliciosa y agradable. Cada aspecto te dió la impresión de que la coordinación estaba lista y los colaboradores hacían todo lo posible para organizar una carrera aprobada.

La final
Sábado el 23 de septiembre, la gran final que había esperado con impaciencia cada aficionado que hacía entrar sus palomas en la carrera. Fue un día maravilloso con el viento de levante. Las palomas podían volar siguiendo dos líneas: sobre las montañas o a través del mar. La mayoría de los aficionados estaban de acuerdo de que las palomas optarían por la segunda opción. Se las liberaron a las 7h50. Rápidamente, se llenaba la gran carpa con vistas al palomar y la naturaleza preciosa. Con la barbacoa encendida y las bebidas refrigeradas, los colaboradores se encargaban de que a nadie no les faltara nada. En suma, fue el inicio perfecto de un día emocionante y agradable.


Se habí a estimado el tiempo de llegada a las 14h00 y este prognóstico se cumplió. A las 14:00:51, tres palomas llegaron al mismo tiempo. El ambiente estaba para cortarlo con cuchillo, todo el mundo esperando hasta que la primera paloma andara sobre la rampa. A fin de cuentas, fue el tándem rumano Christian Apachitei & Rida con la palomita RO17-229915 el que ganó la gran final del Derby Internacional FCI Costa Del Sol, recibiendo el buen premio en efectivo de €20.000. Jos Thoné terminó en segundo puesto y el tándem búlgaro Ivan & Dimo llegó tercero. Las primeras dos AS palomas originaban de Bélgica: Dirk Moens (primera) y De Schryver-Vandepitte (segunda). El español Ernest Duch Oliver recibió el tercer puesto.


Después del desenlace emocionante, los presentes se quedaron a charlar entretenidamente. Había un ambiente muy cordial en el que los aficionados compartieron sus experiencias y sus conocimientos. En total, llegaron 138 palomas aquel día. A continuación, se distribuyeron los trofeos y los cheques premios. También Frank P. Ruiz y Jose Parra de la One Loft Racing World League estaban presentes en la carrera, llevando todos los resultados de cuatro carreras de un único alojamiento (Sofia One Loft Race en Bulgaria, Derby Costa Del Sol en España, Talent Quatro en la República Checa y Algarve Great Derby en Portugal). Distintos premios son distribuidos para distintas divisiones.

Expansión
Por último, queremos dar las gracias a la organización y todos los colaboradores por su trabajo y dedicación, haciendo que esta carrera ha sido una edición maravillosa. El evento fue más que exitoso y los coordinadores solamente lo ven creciendo en el futuro. El coordinador Javier Peral ya ha indicado que la carrera sólo va a expander en los años que vienen. 

Gracias a la organización buena, la acomodación, los colaboradores entusiastas, el clima bonito y la naturaleza maravillosa, vale más que la pena tomar parte en esta carrera. 



___________________

lunes, 30 de octubre de 2017

Cual es el límite?

Cual es el límite?

   Nuevamente Bellani nos sorprende con una de sus innumerables vivencias. Los últimos meses he colgado algunos artículos que dejan  huella de las líneas maestras para triunfar en la colombófila, sin embargo, algunos de esos textos han pasado de puntillas. Pues sí, me sorprende enormemente el criterio de la gente. En cambio, hay entradas muy populares en este blog que su celebridad y aplauso me pesca despistado. Yo los escribo, los comparto, los sugiero,  pero no os lo puedo masticar todo.


   De la lectura de esta joya de 1972 trascienden varias leyes no escritas. La primera, estamos hablando de 1972 y de 1200 km en el día, y todavía, TÚ, colombófilo, te cuestionas por qué unas palomas funcionan en algunas latitudes y en otras no? No, no se trata de calidad, que también, sino de donde vuelan.


  ¿De veras no os llama la atención que en el año 1972 Bellani marcara SIETE palomas desde la magnífica distancia de 1200 km y lo hiciera en el día? ¡14 de 16 que enjauló!. Sí, muy probablemente Rodolfo fuera un adelantado a su tiempo o fuera un tuerto en el país de los ciegos. No lo puedo saber, sólo lo imagino. Lo que sí tengo claro es que era un tipo cabal, y lógico. Dos cualidades fundamentales para llegar a alcanzar el calificativo de CAMPEON.


Buenas palomas las hay en todos los lugares del mundo, pero cuando compramos una paloma deberíamos aplicar los pertinentes filtros, equivalencias y handicaps, pues de lo contrario, muchas de las buenas dejan de serlo en otras ciudades .... De veras,  ¿tan difícil es comprender esto?. Me sorprende una y otra vez la ingenuidad de algunos

Yo mismo soy capaz de admirar la belleza de una fotografía, e incluso lo excepcional de una paloma en las manos, pero ¿y ?. Ahí concluye mi borrachera de embelesamiento.


Y por otra, Bellani, nos ofrece en forma de regalo, como se deben preparar las palomas en citas para la leyenda. Lo corrobora un servidor,  alguien que ha explorado los límites, y que con el tiempo ha encontrado el equilibrio, pero sobre todo ha estado muy cerca, muchas veces, de la línea sin retorno, incluso llegué a traspasarla en alguna ocasión. Hoy, me resulta algo más sencillo predecirla.



______________________








sábado, 21 de octubre de 2017

...por mis palomas...?....amor del bueno

Amor del bueno 

.
Después de mas de 40 años relacionado con las palomas , aunque con alguna desconexión por motivos de estudio y trabajo , me he hecho una serie de reflexiones sobre los pasos que seguí en el mundo de la colombofilia y me ha parecido interesante compartirlo con vosotros pues estoy casi seguro que a más de uno le ha pasado algo similar .

  1.- Empecé a tener palomas a los 16 años cuando estaba en mi pueblo natal de Mahón ( Menorca ) y viajé dos años antes de irme a Barcelona para mis estudios . 

En aquella época no se enseñaba nada sobre las palomas y lo único que aprendí es a cogerles mucho cariño y a cuidarlas lo mejor que sabia . 

No fue mal aquella época y solía tener palomas de todas partes aunque viajábamos poca distancia . 


En Barcelona estuve más de 10 años desconectado de las palomas debido a mis estudios y mis primeros años como profesional.


Fue más tarde cuando me destinaron a la provincia de Tarragona donde volví a tener palomas con un palomar hecho por mí de cajones grandes de madera . En aquel entonces conocí a una gran persona y colombófilo de Cataluña , Rafael Costa ,que me obsequió con un par de parejas reproductoras y también conocí a Juan Antonio Beltran de Vinaroz que me introdujo en el Método Alar de Valderchelden . 

Poco después conocí a Roberto Roch y le compré todos los libros que había publicado sobre las palomas mensajeras . Luego compré todos los libros del colombófilo belga Jules Gallez y empezó mi cabeza a trabajar y a pensar todo el día sobre palomas .

2.- Mi primera obsesión inculcada por mi amigo Beltran fue el Método Alar y me compré una regla y no paraba de tomar medidas del ala y del brazo-antebrazo de todas las palomas y eliminando todas aquellas que no cumplían con la tesis alar . Anotaba todo en una libreta y para mí era sagrado el cumplimiento alar . 

Empecé a viajar y a los pocos años empecé a ganar importantes campeonatos , pero fue en esta época en que logré entender la teoría alar y en lugar de tomar medidas utilizaba el sentido común y valorar la paloma como un conjunto de cosas y no ser exclusivista de la teoría alar .


Es decir , después de muchos años había comprendido el Méto Alar y ya no lo consideraba como lo más importante y era una característica de la paloma importante que se sumaba a otras muchas más para juzgar la calidad intrínseca de la paloma mensajera . En pocas palabras , había madurado y había adquirido un poco de sabiduría .

  3.-Diez años más tarde vino otra locura más enfermiza , la consanguinidad . Me compré los mejores libros extranjeros de temas relacionados con la consanguinidad en las palomas mensajeras y empecé a practicarlo con bastante éxito al principio al hacer una consanguinidad no muy cercana y poco después me atreví a hacerla muy cercana y fue un fracaso , menos mal que lo experimenté en pocas parejas , de lo contrario hubiera sido mi ruina . 

Desconcertado , compré libros de la carrera de veterinaria en temas de genética en animales y esto me sirvió de mucho pues aunque no trataban sobre palomas si había algo en aves , cerdos , caballos , etc . Después de mucho estudio me puse a practicar consanguinidad a tope y llegué a tener una familia de palomas en las que se parecían todas muchísimo y viajaban bien . Ello me representó muchas horas de trabajo apuntando todo en una libreta con gráficos y concretando todos los detalles de los descendientes con sus virtudes y defectos con cálculo estadísticos . 

En definitiva , un trabajo enorme . Años después cuando asimilé todo empecé a hacer consanguinidad sin requerir nada de apuntes previos ,salvo raras veces , y por lógica y observando las parejas a hacer sabía cómo debía juntarlas teniendo en cuenta además otras consideraciones y no solo el parentesco . Nuevamente tuve que superar el aprendizaje y darme cuenta que era solo una herramienta más a tener en cuenta a la hora de hacer las parejas para la reproducción . Nuevamente la obsesión sobre la consanguinidad la había superado y había adquirido algo más de conocimientos sobre las palomas .

 4.- Creía que ya lo había superado todo , pero estaba equivocado , años más tarde me vino la obsesión del Método Ocular . 

Nuevamente compré varios libros especializados extranjeros y solo veía ojos y empecé a seleccionar con este método mis palomas anotando todo y eliminando lo que consideraba no cumplía con dicho método , hasta que unos años más tarde logré a asimilar los conceptos y a considerar que aunque era importante no era definitivo y había que considerar la paloma como un conjunto de cualidades y hacer la media ponderada de ellas antes de eliminar una paloma por tener “mal ojo” . Nuevamente había adquirido un poco de sabiduría y actuaba de forma más racional en lugar de pasión descontrolada .


5.- Cuando me sentía a gusto me vino mi amigo Francisco Martín contando que    era importante auscultar la paloma para seleccionar las mejores palomas para fondo-gran fondo , y detectar su vitalidad . Le escuché muy atento y percibí que no tenía nada de absurdo y que tenía cierta lógica científica , por lo que quedé un día en su casa y me enseñó cómo detectar estas peculiaridades .


 Me encantó tanto la idea que estuve varias semanas auscultando mis palomas y las de mis amigos , anotando en una libreta todos los pormenores . Nuevamente se convirtió en una obsesión y seleccionaba las pichones con este método que en aquel momento era lo más importante para mí . 
Cuando ya hice varios artículos en la revista colombófila catalana , eso quiere decir , después de varios años de práctica , empecé a relajarme y darme cuenta que solo era una cuestión más a tener en cuenta y que más que contar el ritmo pulmonar , era más que suficiente notar la diferencia y percibirlo . 

Nuevamente , una obsesión me llevó a comprender que era solo una característica más a tener en cuenta pero que tenía que valorar la paloma en su conjunto y que aunque alguna de ellas no fura la ideal no quería decir que la paloma no podía ser de calidad . Por 5ª vez , volví a aprender algo más y a adquirir algo más de sabiduría . 


Conclusión :

Después de haberlo ensayado casi todo en las palomas me di cuenta que era importante dominar el máximo posible de conocimientos y que por desgracia tuve que haber cometido muchos errores para aprender un poco sobre palomas pero reconozco que si no hubiera tomado las cosas con pasión no hubiera sido capaz de comprender un poco las cualidades más importantes a tener en cuenta para la selección de las mejores palomas para la reproducción . 


La paloma es un todo en el sentido que todo es importante pero cada característica por si sola no tiene valor .

Hoy en día cuando juzgo una paloma no soy apasionado en nada y procuro ser lo más parcial posible y valorar en su conjunto la verdadera calidad de la paloma como mensajera y no doy ningún valor al pedigree hasta que no haya juzgado la paloma . Si después de ver que es de gran calidad tiene un gran pedigree , mejor todavía , más la valoro , pero antes no me sirve de nada . 

Una paloma con un gran pedigee pero que no tiene calidad no me interesa y es eliminada . Sin embargo ,una paloma con un pedigree normal , sin grandes nombres , pero que denota gran calidad es considerada por mi como una gran paloma para la reproducción .


Cuando voy a un palomar a juzgar las palomas lo primero que inspecciono son los reproductores y antes de dar mi opinión examino los hijos de cada pareja y esto me permite equivocarme menos en la calidad de transmisión reproductora de un pareja ya que con ello soy capaz de intuir si la pareja en cuestión ha ligado y da pichones como mínimo de la misma calidad que la de sus progenitores .....he dicho.

J.J.JUSUÉ
Mahón-Menorca-Baleares



______________________________

Del Internacional de Barcelona sabías que......

Del Internacional de Barcelona 
sabías que......
/ALBERTO BARBIERI

Es el Internacional de Barcelona, el evento más prestigioso en el calendario mundial de carreras de palomas mensajeras

Se lleva a cabo cada primer viernes de julio y comienza a primera hora de la mañana cuando, en el Park del Forum, se sueltan al mismo tiempo hasta 28,000 palomas, las cuales emprenden un vuelo a toda velocidad hacia su propia casa, en Bélgica, Alemania, Holanda o Inglaterra. Un tráfico aéreo tan imponente que hay que avisar a AENA.
Así funciona el Internacional de Barcelona


Las palomas mensajeras salen de sus jaulas y despegan, realizan un par de círculos espectaculares en el aire para orientarse, y luego se tiran de cabeza en un viaje de más de mil kilómetros con puntas de velocidad de 90 km por hora, casi sin parar durante uno o dos días. Desgraciadamente, no todas vuelven a su hogar. Los participantes pueden perder varios pájaros en las carreras más largas. Halcones y cables eléctricos son las mayores amenazas para los corredores del cielo.
Todas las palomas salen desde el mismo punto, pero no llegan a la misma meta. Cada una vuelve a su casa, en diferentes países. La tecnología GPS calcula con precisión la distancia entre el punto de partida y cada palomar. El tiempo de aterrizaje se registra en un reloj electrónico que se activa cuando la primera ave del grupo entra en su jaula. El pichón que haya registrado la velocidad media más alta es declarado ganador.
La ‘carrera de los belgas’, existe desde hace más de un siglo. Concretamente, el día 22 de julio del año 1906, desde el Tibidabo, la sociedad belga ‘Unión y Progreso’ soltó 1160 palomas, transportadas en 58 jaulas. Más tarde se pasó al Montjuïc y desde hace unos años la suelta se celebra en el Park del Forum.
En España hay unas 5000 licencias y es una afición minoritaria, en cambio, hay mucho arraigo en Francia del norte, Romania, Inglaterra, Alemania y, sobre todo, en Holanda y Bélgica, donde se encuentra la sede de la Federación Internacional y es deporte nacional. Últimamente ha despegado muy fuerte también en Japón, países árabes, China o Taiwan.

Siempre vuelven a casa?
Cómo encuentren la vía de casa es uno de los misterios de la naturaleza. Probablemente se trata de un conjunto de cualidades de vista, olfato, detección de campos magnéticos y longitudes de onda. Las palomas, además, son animales ‘románticos’ y monógamos, así que el hecho de que en el palomar se quede la pareja del corredor constituye una motivación extra para llegar a casa lo antes posible. Un pequeño truco emocional utilizado a menudo por los amantes de las carreras.
Las palomas son consideradas los pura sangre del cielo y se cotizan según su velocidad, su resistencia y su capacidad de lograr los objetivos. Algunos especímenes han sido pagados más de 300.000 euros, aunque el promedio está entre mil y tres mil euros. Las hay fondistas y esprinters y también se tienen en cuenta algunos parámetros morfológicos y estéticos. Tienen un pedigrí y el linaje en muchos casos es modelado por el propio colombófilo, que mejora la raza que cultiva. En España se crían unas 300.000 palomas mensajeras al año.

Una afición muy exigente
Los profesionales de este deporte dedican al menos 2 o 3 horas al día para la limpieza, la alimentación y el entrenamiento de sus palomas. “Es una afición que te da trabajo los 365 días del año y te tienen que gustar mucho los animales. Hay que prepararlos físicamente como a un atleta, lo más parecido sería una carrera ciclística”, asegura Corona.
Los apasionados guardan los animales en su propia casa, con los consiguientes problemas de vecindario. “Cada aficionado tiene entre 80 y 100 palomas, por lo tanto debe tener mucho espacio. - Explica Corona - En las ciudades ya es complicado, porque no hay sitio donde meterlas, además la gente ‘tiene la piel muy fina’ y les molesta todo”.
La principal inversión son los gastos veterinarios, como para las vacunas. Se trata de animales extremadamente vigilados que pueden vivir hasta 15 años, cuando la media de sus parientes callejeras no pasa de los 5 años. Corona quiere marcar esta diferencia: “La gente confunde las palomas de ciudad con las de competición y no tienen nada que ver, ni en limpieza, ni en atención, ni en salud. La paloma mensajera es un atleta y los controles sanitarios son muy elevados por nuestro propio interés”.
De la misma opinión es Javier Lecubarri, del Club Colombófilo Columbus de Madrid: “entendemos que las palomas fuera de control pueden convertirse en plagas y sufrimos cuando entran en nuestros palomares. Creemos en el control de los animales por su propio interés. Y nos disgustamos cuando nuestras palomas son comparadas muchas veces por nuestros vecinos con palomas callejeras sin control”.

La ganadora
Para que conste, el ganador de la edición 2017 de la Internacional de Barcelona fue la paloma holandés Roks Leon que, para regresar a su palomar de Standdaardbuiten, completò una distancia de 1148,177 km en 27h53’58’’, a una velocidad media de 882,56 metros por minuto. Para entregar un mensajes, un poco mas lento que un whatsapp, pero con mucha más poesía.

...así es :Tras viajar en nueve tráilers y 2.016 jaulas, 25.000 palomas mensajeras han levantado el vuelo este viernes desde la playa de Barcelona en la mayor suelta internacional de la historia, organizada por la asociación belga Cureghen. Las palomas pertenecen a unos 10.000 propietarios y tienen como destino Francia, Alemania, Holanda, Bélgica, Portugal y el Reino Unido.
A las 14.00 horas en punto y tras un disparo, las jaulas se han abierto simultáneamente y en segundos se ha formado una nube de pájaros que volaban en dirección norte, entre los edificios del Fórum. Ganará la primera paloma que llegue a su casa. Ganará prestigio, trofeos y mucho dinero, porque la colombofilia mueve muchas apuestas.
La asociación Cureghen lleva soltando palomas en Barcelona desde hace más de un siglo, aunque antes lo hacían desde Montjuïc. Es un evento emocionante y espectacular que es una pena que no tenga más público que unas decenas de colombófilos.
.....te gustaría volar algún día esta carrera?
Porqué no
_________________